lunes, 13 de marzo de 2017

Si se cae la fibra óptica, ¿tienes un plan B?

Actualmente la fibra óptica proporciona conexiones de alta velocidad a muchas empresas y particulares, abriendo un enorme abanico de posibilidades que el ADSL no permitía.

Con las conexiones por ADSL existían (y para muchas empresas todavía existen) sobre todo dos problemas: el primero es que no proporcionan una alta velocidad. Pueden ser suficientes para navegar por Internet, gestionar correo electrónico y otros usos no excesivamente exigentes, pero cuando ya queremos sacar más partido de la conexión a Internet, una línea ADSL se queda corta. No es apropiado para usos como Voz sobre IP (VoIP), interconexión de oficinas, backup remoto, envío de correos con ficheros adjuntos de gran tamaño, etc, en parte por esa baja velocidad y en parte debido al segundo problema: que por su propia naturaleza, el ADSL es asimétrico: siempre tenemos una velocidad entre nuestro equipo e Internet muy inferior a la velocidad de descarga de contenidos.

Mientras la principal necesidad sea el tráfico de datos entre Internet y nuestros equipos, el ADSL puede ser suficiente, pero en el momento en que necesitamos una buena velocidad de "subida" a Internet, el ADSL pincha estrepitosamente.

La fibra óptica ha solucionado este problema en muchos sitios, proporcionando conexiones mucho más rápidas que el ADSL y mejorando la velocidad de subida, que en muchos casos se iguala a la de bajada.


¿Problema solucionado? Pues creo que no. Como cualquier otra tecnología, la fibra óptica puede tener una avería que deje incomunicada a tu empresa. La dependencia de Internet en las empresas es cada vez mayor: si se cae Internet nos quedamos sin teléfono, sin correo electrónico, si poder hacer y recibir pedidos, sin pasar presupuestos, sin..., sin... y lo que es peor, puede que los clientes, ante la imposibilidad de trabajar con nosotros, hagan negocio con la competencia.



Otro problema de la fibra óptica del que quizás no eres consciente es que la mayoría de empresas han contratado fibra óptica residencial (Fiber to the Home o FTTH). Estas conexiones no están garantizadas por las compañías ni en su velocidad ni en su disponibilidad. Esto quiere decir que aunque normalmente tengas una buena velocidad y siempre tengas conexión a Internet, un día esto puede cambiar y no tienes derecho a reclamar.

Por último, algo de lo que la mayoría de empresas no se preocupa: ¿qué seguridad tiene la instalación de tu banda ancha? En muchos casos he visto que las cajas de interconexión de los cables de las conexiones de banda ancha están totalmente abiertas, en zonas de paso o directamente en la calle. Esto facilita sabotajes e intrusiones en una conexión por la que pasa información comercial muy apetecible.



La foto superior, que hice yo mismo, corresponde a la caja de conexiones telefónicas de un edificio del centro de Pamplona. Aparte del caos visual que se puede observar, esta caja está en el parking del edificio y no tiene ningún mecanismo de cierre, con lo que cualquiera puede acceder a ella. 

Por todas estas razones es importante disponer de una alternativa por si la fibra tiene problemas. Disponer de esa conexión de respaldo siempre va a ser más económico que las pérdidas que nos va a provocar.

Muchas empresas que emplean la fibra óptica de forma habitual en su día a día contratan otras conexiones a Internet de respaldo, que es importante que usen otro medio diferente (si vienen de la misma central telefónica que la fibra óptica, probablemente también caerán si se cae la fibra óptica).

Si te interesa asegurar la tranquilidad en tu empresa con una conexión de respaldo vía radio, hablamos. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario